El volante de 35 años, del que San Lorenzo acaba de prescindir de sus servicios, señaló que Marcelo Tinelli, máxima autoridad del club, fue concesivo por demás con los hermanos Ángel y Óscar Romero, lo que generó malestar en el plantel. “Hasta tenían kinesiólogo personal y chofer”, aseguró.